Me tienen que notificar una subasta de vivienda

Me tienen que notificar una subasta de vivienda

Falta de adjudicación en subasta

Normalmente, una vez que imprimimos el catálogo, organizaremos varias visitas abiertas en bloque para cada propiedad, ya que no es necesario reservar con antelación. Por lo general, se organizan de lunes a viernes, de 09:30 a 18:00 horas. En ocasiones, se organizan visitas adicionales fuera de este horario. Las visitas son normalmente de treinta minutos cada vez y puede haber hasta dos visitas a la semana por propiedad.

Es posible que algunas propiedades no tengan visitas programadas. Hay muchas razones por las que esto puede suceder; puede ser una parcela de tierra (sitio abierto), puede ser arrendado, o un multi-alquiler que hace difícil el acceso. Siempre nos esforzamos para obtener acceso, así que si esto es algo que le preocupa por favor póngase en contacto con nosotros directamente para discutir.

El precio orientativo de cada lote será el precio al que se iniciará la puja el día de la subasta. Esta cifra puede estar sujeta a cambios, por lo que le rogamos compruebe el apéndice antes de asistir a la subasta.

A menos que se indique lo contrario, todos los lotes estarán sujetos a un precio de reserva. Se trata de una cifra por la que la propiedad puede venderse y que se fijará dentro del 10% del precio indicativo. Esta cifra puede estar sujeta a cambios, pero nunca estará más de un 10% por encima o por debajo del precio indicativo.

  He comprado una vivienda con cargas

Si compro una casa en una subasta, ¿cuándo tengo que pagar?

Si gana la subasta, se le pedirá que firme el contrato de compraventa y que pague el depósito de compra tan pronto como finalice la subasta, incluso si puja por teléfono o en línea. El subastador también puede firmar el contrato de compraventa en tu nombre si así se establece en las condiciones de la subasta. Lee sobre el contrato de compraventa aquí. Cualquier condición que acuerdes antes de la subasta debe cumplirse en los plazos que tú y el vendedor hayáis acordado. Si la propiedad no se vende, el mejor postor puede negociar con el vendedor a través del agente después de la subasta. Las normas de la subasta pueden seguir aplicándose durante algún tiempo después de la subasta, por lo que es posible que sólo pueda hacer una oferta incondicional. Pague el importe acordadoDebe pagar el importe restante acordado por la propiedad en la fecha de liquidación indicada en el contrato de compraventa. Normalmente pagará el importe restante a través de su abogado o agente de la propiedad y, el día de la liquidación, recibirá las llaves de la vivienda.

Quién regula las casas de subastas

Aunque este tipo de asesoramiento no puede eliminar por completo el riesgo inherente a la compra de una propiedad en subasta, pedir a un abogado que revise el paquete de subasta, identifique posibles problemas y discuta los términos contractuales proporcionará al postor una idea más informada del riesgo que está dispuesto a asumir y la cantidad que considera razonable ofertar.

  Prescripción reclamación daños vivienda

Se pueden plantear preguntas previas a la subasta al vendedor o al agente y, aunque no tienen obligación de responder, si quieren maximizar las ofertas que reciben, puede que les interese hacerlo.

Lo primero que hay que decir sobre las subastas es que, por lo general, las condiciones contractuales aplicables no se han negociado entre las partes. Suelen presentarse en el paquete de la subasta como un "lo tomas o lo dejas". No es raro que los términos contractuales sean muy unilaterales y que pasen todo el riesgo (y normalmente el coste) al adjudicatario.

Los términos contractuales contendrán invariablemente lo que se conoce como cláusulas de limitación o exclusión de responsabilidad, que pretenden limitar o excluir la responsabilidad por cosas que se digan sobre la propiedad que podrían no ser objetivamente exactas. A veces se incluyen lo que se denominan cláusulas de "acuerdo completo", que pretenden excluir específicamente todo lo que se diga sobre la propiedad que, de otro modo, podría haberse convertido en una cláusula contractual. En efecto, estas cláusulas pretenden proteger al vendedor diciéndole que todo lo que se diga sobre la propiedad que no esté incluido en el contrato no puede ser invocado si resulta ser inexacto.

Prácticas ilegales en las subastas

Hay tres razones diferentes por las que un bien acaba en subasta. La primera se refiere a los ciudadanos particulares: cuando uno o varios acreedores no pueden pagar, éstos tienen derecho a recuperar sus bienes. El segundo caso se refiere a empresas que, en caso de quiebra, ven enajenados sus bienes. El tercer caso se refiere a los organismos públicos: cuando deciden vender un bien, deben hacerlo necesariamente a través de la subasta, que garantiza la máxima transparencia.

  Heredero no paga gastos vivienda

La primera es, sin duda, leer con mucha atención la tasación ordenada judicialmente, y sería aún mejor que la leyera un técnico de confianza para verificar la salubridad de los posibles abusos edificatorios. El segundo se refiere a la seguridad de tener cobertura económica o de poder acceder a una hipoteca. El tercer consejo es comprobar quiénes son las personas que viven en la casa y asegurarse de que la liberación de la propiedad está prevista en el anuncio de venta en el momento de la adjudicación o, como muy tarde, de la firma del decreto por parte del juez. La liberación se garantizará en cualquier caso, en caso de iniciativa no espontánea del ocupante, mediante la intervención de la fuerza pública.

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad